La energía nuclear en España


Alemania acaba de anunciar que eliminará la energía nuclear del mix generador de energía eléctrica para 2022 como reacción a la catástrofe nuclear de Fukushima. Es decir, en diez años no tendrá ningún reactor nuclear en su país. Actualmente la energía nuclear produce el 22.6% de toda la energía eléctrica que se produce en ese país.

Pues bien, nada más producirse este anuncio, a la canciller alemana ya le han salido las primeras contestaciones de los grupos empresariales de su país. Se quejan de los altos costes de las fuentes energéticas alternativas -solar y viento- que sugiere la presidenta de su república y de la merma de competitividad para sus empresas que ello puede suponer. Sacado del Wall Street Journal: “German industry leaders, while not surprised by the announcement, lashed out at what some called a politically driven decision that would increase energy prices and threaten German competitiveness“.

Por otro lado, tanto los EEUU como Francia, su socia comunitaria mas importante han dicho públicamente que pretenden no sólo mantener sino potenciar la energía nuclear.

Al hilo de esta noticia y respondiendo a una pregunta que me ha realizado un lector sobre uno de los puntos que propongo para salir de esta crisis que tanto afecta nuestra economía voy a traer a esta entrada del blog una reflexión sobre la energía nuclear en nuestro país.

El problema de la energía eléctrica en España es que nuestros recursos naturales para producirla son escasos o poco competitivos. La escasez es mayor en lo que respecta al petróleo y al gas y menor en lo que al carbón, a los cursos de agua, al sol, al viento, a la energía de las olas y al uranio se refiere. Los recursos que permiten producir esta energía eléctrica con los menores costes posibles son el petróleo y el uranio. El primero en las centrales térmicas o de ciclo combinado -junto con el gas- y el segundo en las centrales nucleares. El resto de recursos producen una energía a un precio mayor y ello implica que aquellas empresas que utilicen ese recurso estarán sumando un coste mayor por unidad de producto que aquellos competidores que utilicen una energía más barata producida con menores costes. Este mayor coste tendrán que repercutirlo en el precio de sus productos y esto les haré perder competitividad, ventas, producción y, en última instancia, reducir su oferta de empleo.

Es cierto que el coste de fabricar una central nuclear es muy superior al coste de una térmica o de un aerogenerador, pero esto hay que compararlo con la capacidad de generación de energía eléctrica de cada instalación y con la proyección de estas capacidades en el tiempo.

Hace unos meses me hizo gran ilusión descubrir que una empresa británica había logrado descubrir un nuevo material que permitía el almacenamiento de hidrógeno líquido a temperatura ambiente y a bajo coste -hasta ahora había que utilizar tanques de alta resistencia y enfriamiento a bajísimas temperaturas, procesos que encarecían mucho su uso-. De esta forma, podían empezar a comercializarse en breve vehículos -como lo está haciendo ya Suzuki con su nueva scooter- y otros muchos equipos industriales y electrodomésticos que utilizaran el combustible más limpio que existe. Hasta que un amigo ingeniero me explicó que el hidrógeno, aunque sea el elemento más abundante de la naturaleza, no existe nunca de forma independiente sino que siempre lo encontramos asociado a otros elementos como el oxígeno en el agua. Y que para separarlo de estos otros elementos hace falta mucha energía que tiene que proceder de otras fuentes. Así, resulta que el combustible más limpio en cuanto a su uso final es, en realidad, y hoy por hoy, uno de los más sucios en su proceso de preparación. Sobre todo si no queremos que su precio se dispare aún mas.

Hecha mención de esta decepción, diré que el carbón español es bastante poco competitivo pues tiene muchas impurezas que hacen que su capacidad de generación de calorías al quemarse sea inferior, además de ser muy contaminante -mas que las otras energías- su utilización en grandes cantidades. Y entre el petróleo y el uranio, resulta que mientras en el caso del primero dependemos por completo del exterior, del segundo tenemos algunos recursos en las minas de Almadén. Así, no acabo de comprender como nuestra energía está siendo generada con recursos no competitivos, con petróleo importado a precios cada vez mayores -la especulación campa a sus anchas- y en una medida menor por la denostada energía nuclear, mientras para compensar el déficit de generación que tenemos, compramos energía eléctrica a los franceses, los cuales la producen en sus enormes y modernas centrales nucleares y los cuales les ofrecemos nuestros recursos de uranio en bruto para que los procesen. Sus bolsillos se llenan y sus campos se embellecen mientras nuestros bolsillos se vacían, nuestras empresas cierran, las personas pasan apuros económicos y nuestros campos permanecen sometidos a las lluvias ácidas que se preparan en la centrales térmicas.

Es verdad, tal y como dice el informe de Greenpeace, que los datos de REE resaltan que sólo el 2,2% de la demanda interna de energía se está importando de Francia, pero lo que no dice es que si no generáramos un 20,7% de dicha demanda con energías renovables que pagamos a un precio mucho mas caro, dicho porcentaje tendría bien que ser generado con recursos importados o adquirido a Francia a precios más competitivos. Tampoco dice el informa que los empresarios españoles, según datos de Eurostat, están entre aquellos de los cuatro países de Europa que paga el kWh mas caro, sólo por detrás de Chipre, Italia y Eslovaquia.

Tampoco entiendo muy bien porque nuestro país no ha dedicado algunos de los pocos recursos dedicados a la investigación, a estudiar la forma de hacer que las centrales nucleares sean más seguras y más ecológicas. Siendo este el único recurso hoy por hoy verdaderamente barato para fabricar electricidad y habiendo cambiado tanto la tecnología -capacidad de cálculo y computación, análisis de materiales, etc- en estos últimos 40 años, es increíble que esta energía no sea hoy mucho más limpia y segura. Si el que esto suscribe hubiera gobernado en la época en la que se crearon las centrales nucleares, hubiera permitido su extensión pero exigiendo a las empresas gestoras dedicar una parte de sus enormes beneficios a la investigación en materia de seguridad nuclear y reciclado y tratamiento de residuos.

En cualquier caso, todo país está expuesto a una catástrofe natural que ponga en riesgo su integridad física. No podemos decir que la mayoría de países con centrales nucleares no hayan tomado todas las precauciones debidas para evitar un cataclismo mundial de origen nuclear. Aunque probablemente también existan muchas mentiras o faltas a la verdad en los estudios que respaldan algunos casos. En el caso de Japón, parece ser que tomó en cuenta el riesgo de un gran terremoto al permitir construir en Fukushima la central nuclear. Pero no es menos cierto que toda la isla puede desaparecer algún día y con ella todas sus centrales. La decisión es obvia. O energía barata, producción competitiva, muchas empresas y mucho empleo, así como calidad de vida a pesar del riesgo de un desastre nuclear extensible a otras zonas del planeta o energía cara sin riesgos nucleares con falta de competitividad de sus empresas, mucho paro y, por tanto, baja calidad de vida. Creo que Japón tomó una decisión y el resto del mundo les dejó.

Pero no todos los países son tan inestables geológicamente como Japón y además la tecnología debería estar al servicio de estas situaciones. Creo que todo el mundo nuclear aprenderá mucho de la catástrofe de Fukushima y que esto redundará en mejores sistemas de prevención. Por ello sigo considerando la energía nuclear como una alternativa no sólo viable sino económicamente competitiva para la generación de energía eléctrica.

Autor: Rafael Hernández Núñez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s