Las ventajas del euro


¡Pero cuanto desinformado hay que quiere salirse del euro sin tener ni idea de los beneficios que la moneda común trajo a nuestro país! Para frenar tanta especulación entorno a una hipotética salida del euro, voy a poner negro sobre blanco, y bien claro para aquellos a los que les cueste entender los temas económicos, todas las ventajas que el euro nos ha traído como país:

  1. En primer lugar, el euro impidió que los mediocres gobernantes de nuestro país siguieran jugando a devaluar la peseta generando inmediatamente después tensiones inflacionarias que,

    • además de anular el esfuerzo empresarial por reducir precios dentro de la la política de rentas activa puesta en marcha a raíz de los Pactos de la Moncloa de 1978 para controlar la inflación desbocada de la primera mitad de los años 70,
    • de acentuar la contención salarial real de los trabajadores impuesta por esa misma política de rentas-aumentando así su pérdida de capacidad adquisitiva-,
    • y de comerse en muy poco tiempo los hipotéticos beneficios para las empresas exportadoras del aumento del tipo de cambio de la peseta,
    • generaron una desconfianza empresarial que paralizó la inversión durante casi dos décadas.

    Fuente: Banco de España

    Fuente: Banco de España, Boletín de Estadísticas Laborales


    En el gráfico puede verse como la senda de contención de precios, escarpada en los años 1978 y 1979, sufre una brusca deceleración a partir de 1980, año de la primera manipulación artificial del valor de la peseta de nuestra democracia -recordemos que entonces se encontraba en lo que se conoce como flotación sucia, es decir, flotación intervenida por los bancos centrales-, generándose así una nueva línea de tendencia en la contención de la inflación. Una inflación renuente a disminuir que hizo surgir en la boca de muchos políticos el término de inflación estructural para justificar lo injustificable.
  2. En segundo lugar, el euro ha impedido que nuestros mediocres gobernantes siguieran jugando a la ruleta rusa con la política monetaria como cuando el señor Solchaga y el señor Luis Ángel Rojo se dedicaron a hacer sufrir nuestra economía con una política de ‘Stop And Go’. Primero inyectaban dinero a mansalva para luego frenar en seco cuando la economía se recalentaba. Esto ahondó la desconfianza en la política del ejecutivo por parte de todos los agentes económicos, frenó aún más la inversión y contribuyó definitivamente a que los últimos años 80 y primera mitad de los 90 viviéramos en este país una de las crisis económicas mas dantescas que recuerdo.
  3. En tercer lugar, el euro nos trajo tipos de interés definitivamente bajos para unas empresas que estaban sufriendo unos tipos de interés sustancialmente más altos que los de sus competidoras europeas.
  4. En cuarto, el acuerdo de Maastricht que firmamos para unirnos al euro y que muy pocos veo que han tenido el detalle de leer, quitó a los Gobiernos del área euro la capacidad de realizar políticas keynesianas de gasto sin ahorro previo. Es decir, ante una crisis económica, los gobiernos no pueden endeudarse como antes para gastar intentando reactivar el consumo sino que tienen que acometer reformas en sus mercados internos para resolver los problemas y para hacerlos mas competitivos.

    Y aquí es donde estos políticos mediocres que nos gobiernan se quejan. Como no tienen ni idea del origen del problema, creen que estamos en una crisis de competitividad y pretenden aplicar las políticas keynesianas de siempre. Hasta que el mercado les para los pies y ya si que andan definitivamente perdidos.
  5. En quinto lugar el euro ha permitido crear un mercado común europeo de verdad, donde las empresas europeas pueden crecer en un mercado muy amplio -precisamente lo que a las empresas españolas les ha faltado siempre-, antes de salir a competir con grandes empresas del resto del mundo.
  6. En sexto lugar, el euro ha permitido que una economía pequeña como la nuestra pueda estar al abrigo de ataques especulativos sobre la moneda de unos mercados financieros que han crecido enormemente estos últimos años. Estos ataques acabaron siendo una constante en los últimos años pre-euro y significaban un grave problema para la estabilidad de nuestro tipo de cambio y, por tanto, para nuestras exportaciones al resto del mundo.


Espero que hayan quedado suficientemente claras las enormes ventajas que el euro nos trajo a los ciudadanos de este país. No nos olvidemos de ello ahora. Lo que hay que hacer es entender de que va esta crisis y tomar las medidas adecuadas para salir de ella. QUE NO ESTAMOS EN UNA CRISIS DE COMPETITIVIDAD!!

Autor: Rafael Hernández Núñez

Anuncios

6 comentarios el “Las ventajas del euro

  1. Hola Pedro,

    Veo que has llegado a mi blog interesado por el tema del Euro pero no me parece que hayas leido el resto de entradas que hablan sobre la crisis y las soluciones que propongo al respecto. No importa. Te contesto igualmente.

    En la entrada del blog que acabas de leer habras visto como yo me alegré cuando España entro en el Euro precísamente porque estaba harto de que nuestros gobernantes se dedicaran a jugar de forma irrazonable con nuestra economía. Tanto las sucesivas devaluaciones que vivimos, con sus consiguientes procesos inflacionarios, como el jueguecito de Stop & Go del Señor Solchaga y el Señor Rojo nos mantuvieron en una crisis permanente mientras veía como se nos escapaba una oportunidad tras otra de coger el tren del progreso.

    La gravísima crisis de los años 1992-1995 fue la gota que colmó el vaso. Tras más de veinte años de vivir en crisis permanente de la que, según nuestros sucesivos Gobiernos, ellos no tenían ninguna culpa, decidí que ya estaba harto de que la sufrida población española sólo escuchara las mentiras que nos soltaban unos gestores de lo más mediocre para tapar sus errores. Estaba cansado de que varias generaciones lo tuvieran siempre crudo a la hora de poder acceder a la vivienda, un bien absolutamente necesario en un país cuyas pensiones no dan para vivir de alquiler de forma medianamente decente tras la jubilación. Y eso si el sistema de pensiones no colapsa antes de que llegue ese momento.

    Como podrás ver en la entrada de este blog titulada ‘Esta crisis que nadie entiende‘ el detalle de los hechos demuestra que no es precísamente la pérdida del control de la política monetaria lo que está detrás de la burbuja inmobiliaria, sino que la razón de que se estuviera inyectando cantidades de dinero muy superiores a lo que nuestro sistema económico necesitaba esta en el defectuoso sistema de cáculo del IPC que tenemos y en la mediocridad de los economístas que gobiernan dicho sistema. Dados los cambios que se han producido en los mercados europeos desde que se ideó este indicador y desde que Keynes dejó por escrito las razones para que la vivienda fuera considerada en su época como un bien de inversión, el cálculo de dicho índice debería haberse modificado para que contemplara el precio de la vivienda para uso propio.

    Como no se hizo, a pesar de que se lo sugerí en persona a Jose Manuel González-Páramo, consejero español del BCE y responsable del área de elaboración de estos índices estadísticos para dicha institución, durante casi diez años se estuvo inyectando euros en el sistema a tasas muy superiores a las del crecimiento del PIB de la eurozona sencillamente debido a que el principal indicador de control del posible calentamiento ocasionado por dicha inyección monetaria no mostraba signo alguno de tal problema.

    Por su parte, el sector de la construcción se había despertado a partir de nuestra incorporación al área Euro. Las razones de dicho despertar, tras muchos años de estancamiento, fueron la bajada de los tipos de interés, la estabilización y credibilidad de los Presupuestos Generales del Estado con el consiguiente apaciguamiento de los mercados y bajada de la inflación a tasas no vistas desde el principio de la Democracia, la bajada de impuestos y la consiguiente reactivación económica. Todo ello generó mucho empleo estable por primera vez en más de veinte años y estos nuevos empleados se lanzaron inmediatamente a comprar aquellos bienes básicos como la vivienda. La increible -por altísima- edad de abandono del hogar paterno por muchos jóvenes da una idea del problema que te comento.

    Y sobre esta reactivación de la vivienda entró la especulación, actividad que nunca habría aparecido de no haber tenido una demanda de base formada por todos aquellos que se lanzaron a comprar por primera vez una vivienda. Una enorme bolsa de demandantes de vivienda que hizo que el ciclo inmobiliario preconizado por algunos economístas se incumpliera una y otra vez.

    Respecto a la Devaluación como herramienta económica te diré que China va a comprobar bien pronto -ya ha empezado-, dado lo dependiente que es de muchas materias primas que no se producen en el interior de sus fronteras, en sus propias carnes los problemas inflacionarios que genera todo proceso devaluador. Nosotros podríamos darles muchas lecciones al respecto si nos preguntaran.

    En lo que se refiere a la competitividad no puedo estar mas de acuerdo contigo. Yo llevo meses clamando a los cuatro vientos que no estamos en una crisis de competitividad, sino en una de capacidad de compra. Nuestras exportaciones crecen en cuanto la demanda exterior se recupera de las sucesivas oleadas de crisis que están azotando los mercados internacionales. No estamos sufriendo un problema de competitividad y a la entrada de mi blog que te he mentado antes vuelvo a referirme. Por lo tanto, la solución al problema NUNCA ha de pasar por un ajuste salarial, sino por todo lo contrario. Hay que tomar todo tipo de medidas para que la capacidad de compra de las familias se recupere o nunca saldremos de esta situación. Lee la entrada Medidas para salir de la crisis y observa como ninguna de las medidas que sugiero va encaminada a reducir la capacidad de compra sino todo lo contrario.

    Haz allí tus comentarios. Te espero.

  2. pgonzalez
    El Euro nos quitó el control de la política monetaria y el mecanismo de ajuste que es el tipo de cambio.
    La falta de control de nuestra polítca monetaria fue la causa principal, no la única, de la burbuja de la vivienda, del endeudamiento de las familias y del enorme déficit exterior que todavía padecemos hoy.
    Los tipos de interés reales negativos a los que nos sometió el Sr. Trichet porque le convenía a Alemania fue la causa de la mayoría de los problemas que padecemos hoy. Parte del problema de la inflación española en los 2000 fue causada por la política monetaria excesivamente permisiva del BCE cuando no lo necesitbamos. ¿No era Friedman quien decía que la inflación era un fenómeno exclusivamente monetario?
    Nuestros polliticos y nuestros economistas nos vendieron de siempre que la devaluación era algo muy malo. La realidad es que es una herramienta efectiva de política económica como nos ha demostrado China y los tigres asiáticos.

    Hablando de competitividad, Eurostat nos da los siguientes datos
    1. El índice de productividad por persona empleada con base 2000=100 es mas alto hoy en España que en Alemania.
    2. La productividad del trabajador español en PIB (en PPS) por persona empleada es más alta que en Alemania.
    3. La relación (Salario Real / Productividad) con base 2000=100 a fecha de hoy está por debajo de 100, es decir, cayó durante la década. En Alemania tambíén cayó pero en España cayó más que en Alemania.
    4. Los salarios españoles durante la década del 2000 se comportaron con enorme moderación.
    5. El coste real unitario de trabajo cayó en España durante la década del 2000 y lo hizo más que en Alemania. Los políticos y los economistas del lado de la oferta citan el coste nominal unitario de trabajo para demostrarnos que hemos perdido competitividad pero el índice significativo es el Real no el Nominal
    6. La realidad es que hoy España compite bien en Europa, como lo demuestra que con la zona Euro henmos pasado de un déficit de 37.000 millones en el 2007 a un superavit de más de 5.000 millones este año. Donde competimos mal es con la zona no Euro debido a que tenemos una moneda, el Euro, fuertemente sobrevalorada para lo que nuestra economía necesita. A Alemania le pasa lo contrario, está funcionando con una moneda devaluada, el Euro. Decir también que Alemania exporta mucho no por causa de que sus costes son menores que los nuestros, que no lo son, sino porque vende Mercedes y Tuneladoras y máquinas herramientas, etc. No es cuestión de precios sino de empresas.

    ¿Crees que es de recibo que la única receta que nos dán Europa y el FMI es que nuestros salarios tienen que bajar?

    El sector exterior es el que tiene que hacer de motor de la economía porque el consumo y la inversión no lo van a hacer y el Estado tampoco a fuerza de recortes. Pero decirnos que para competir hay que rebajar salarios cuando una devaluación del 30% sería 100 veces más efectiva y más justa. No hay color.
    El Euro lo defienden los bancos y lasgrandes empresas, para la mayoría de la población no es más que austeridad y miseria.

  3. Hola Emilio Lauro,

    Puedo entender que desde la perspectiva de un purista de la economía, sientas un cierto euroescepticismo por la perdida de independencia económica que supone el delegar determinadas funciones en un organismo supranacional, pero nuestro mundo ha cambiado mucho en las últimas décadas y nuestra supervivencia dentro de la sociedad occidental requiere una toma de posición distinta. Y ello no sólo por la gleba de indocumentados que tenemos en los escalones superiores de la gestión pública de nuestra economía nacional tal y como te comento en esta entrada del blog, sino porque una economía pequeña como la nuestra hubiera sido pasto de los tiburones financieros de no haberse unido a otras economías para formar el área euro.

    Yo estoy de acuerdo en que nuestra unión a la CEE se hizo demasiado deprisa y con una negociación muy pobre por parte de nuestros gobernantes socialistas de entonces. Es verdad que los fondos de cohesión han servido para mejorar nuestras infraestructuras y los servicios públicos de forma muy considerable desde entonces, pero algunos sectores como el de la leche, la pesca o la metalurgia salieron muy perjudicados. La PAC -Política Agrícola Común- también es otra lacra que nos vino dada y que permitió el mantenimiento de unas estructuras productivas agrícolas muy poco eficientes en gran parte de la península además de suponer un enorme dispendio de fondos públicos que lastran la competitividad del resto de nuestras industrias.

    Pero si tienes un poco de memoria recordarás las vicisitudes por las que tuvo que pasar nuestra política de Tipos de Cambio en los años 80 con todos los ataques a nuestra moneda derivados de una política demasiado prolífica en cambios. Al final nuestros mediocres gestores tenían que acabar haciendo frente no sólo a los problemas derivados de la falta de competitividad de nuestras industrias en el exterior y a los sucesivos procesos inflacionarios sino que además tenían que afrontar ataques especulativos cada vez más intensos según los mercados de capitales internacionales se fueron haciendo cada vez más grandes. Demasiado para sus cortas entendederas.

    Por otro lado, nuestros principales clientes exteriores estaban -y están- en Europa y los sucesivos cambios en el valor de nuestra moneda no facilitaban nuestro mantenimiento en la estructura de flotación sucia -primero hubo tipos de cambios fijos con pequeñas modificaciones (serpiente monetaria)- establecida entre las distintas divisas de los países integrantes de la CEE y, por tanto, tampoco facilitaban un marco estable para el mantenimiento de relaciones comerciales a medio y largo plazo basadas en la confianza. Y este marco es imprescindible para permitir que nuestras empresas puedan crecer lo suficiente como para afrontar con éxito su expansión internacional más allá de nuestras fronteras comunitarias.

    Es decir, tanto para afrontar una realidad internacional mucho más agresiva como para crear un mercado más amplio en el que nuestras empresas puedan crecer, es también muy interesante pertenecer al área euro. Y ello a pesar de que aún tenemos que dar la batalla para que los políticos sepan de lo que hablan, las instituciones sean independientes de verdad y los gestores económicos escuchen a los economístas cualificados que les advertimos de los cambios que hay que llevar a cabo en la teoría para que el sistema funcione.

    Respecto al ajuste deflacionario te recuerdo que sólo hay y va a haber deflación en el mercado inmobiliario -mira la tabla de precios de los alimentos que acabo de incorporar en la entrada del blog “Esta crisis que nadie entiende”– y, si nuestros mediocres políticos no lo remedian, tambien en los salarios. Lo malo es que si hay reducción de salarios adicional esto puede llevar al desastre la mermada capacidad de compra de nuestras familias y hundirnos de verdad en un abismo económico. Pero no va a haber deflación de precios porque el orígen de esta subida no está dentro de nuestras fronteras. Estamos ante un shock externo.

    Esperemos que finalmente no pongan en marcha la reforma laboral olvidándose de la otra parte de la ecuación del empleo -la de la liberalización del mercado financiero para permitir el surgimiento de un verdadero capital riesgo que permita a su vez la financiación y el surgimiento de nuevas empresas que ofrezcan nuevos puestos de trabajo-, y que consigamos ganar la batalla del razonamiento para salir de esta situación de descrédito público, para que la capacidad de gasto de nuestras familias se recupere y para que el crédito de consumo y de inversión vuelva a fluir con normalidad.

    Buenas vacaciones a tí tambien. Yo todavía voy a seguir peleando un poco más antes de tomarme unos días de descanso.

  4. Hola Ralph., siempre he sido euroescéptico, así que lo que ha sucedido no me sorprende, era lo esperado. (por uno pocos, pero la realidad se impone)
    Quizás lo único bueno y rescatable de esta experiencia sea la desaparición de la banca pública en España, (50% del sistema en manos políticas), y el final de los sindicatos como se verá en breve. (mejor dicho no su desaparición, pero sí su perdida de poder político cuando tengamos unas nuevas normas laborales más flexibles y a medida en cada empresa y/o sector)
    Espero que el ajuste continúe y estos dos temas pendientes queden bien reformados y concluidos (mercado laboral y sistema financiero)
    Sin embargo NO me gusta CEDER soberanía nacional, y no es por una cuestión emocional (patriótica), sino porque la política monetaria y fiscal es muy importante en “estructuras jurídicas independientes” (llámese Estados), y así lo demuestra la actitud de Suecia y Dinamarca.
    Quizás a corto plazo no salgamos del euro, pero si el crecimiento interno de Alemania no se estimula mas, y el BCE no mantiene bajos los tipos de interes, es decir un euro débil con bajos tipos de interes real en la eurozona, entoncés si saldremos del euro en el futuro.
    Me preocupa las consecuencias del “Super-Estado” que puede llegarse a montar en la UE en los próximos años, pues todo indica a ello (a mi entender será una huida hacia adelante)
    En fin, Ralph., buenas vacaciones, creo igualmente que a corto plazo el riesgo de intervención-rescate es muy elevado, y la prueba de fuego será la ya nueva fase de recesión que se avecina en España desde octubre-2011 hasta bien entrado 2012.
    Recuerda, no existen ejemplos históricos de ajustes deflacionarios que funcionen, y hacia ello vamos, todavia deben bajar los salarios reales en España, y sin devaluación es muy duro y lento, con problemas de solvencia en las entidades financieras, allí vamos.
    Un saludo

  5. Hola Emilio Lauro,

    El empleo que se ha perdido estos últimos tres años era fundamentalmente empleo generado por la actividad interna de nuestra economía que, desde 1996-97, con tipos de interés sustancialmente más bajos de los que habíamos estado sufriendo las décadas anteriores, unos presupuestos Generales del Estado creíbles por primera vez desde hacía bastantes años y una inflación no sólo mucho más baja sino además con perspectivas de continuar así, empezó a crecer a un ritmo similar al que había estado creciendo en los años 60. El empleo, consecuencia de este crecimiento interno, empezó a aumentar y muchísimos trabajadores de varias generaciones encontraron por primera vez un empleo estable. Esta situación favoreció que los bancos concedieran crédito a una escala desconocida desde el comienzo de nuestra democracia. La gente quería no sólo comprarse una vivienda -nadie puede vivir de alquiler con las pensiones que quedan al jubilarse, si es que quedan al paso que vamos, y con unos planes de pensiones absolutamente fraudulentos- sino recuperar un nivel de vida perdido desde principios de los años 70.

    El empleo perdido como consecuencia de la disminución de la demanda exterior tras el estallido de la burbuja “subprime”, se ha recuperado tan pronto como los mercados externos han recibido las ingentes cantidades de dinero nuevo que los bancos centrales -especialmente la FED- han inyectado en dichas economías para tapar los agujeros creados en el capital de muchas grandes multinacionales e instituciones financieras.

    Los ciclos no son nunca parecidos ni en su orígen ni en su desarrollo y ello porque cada vez se suceden en función de las circunstancias que rigen y disfrutan los distintos mercados. Y estas circunstancias están cambiando constantemente. Además, yo soy de la opinión que la política monetaría debe ser utilizada “con pinzas” sobre todo a la hora de frenar un recalentamiento de la economía, un proceso inflacionario. Si una política monetaria expansiva es peligrósamente inflacionaria si no se controla muy de cerca la evolución en los precios de los distintos mercados -y aquí está el orígen de nuestra burbuja inmobiliaria por la mediocridad de los que gobiernan nuestra economía y sus acólitos ‘okupas’ de las instituciones que gobiernan la política monetaria europea- debería ser cláramente el último recurso para frenar un proceso inflacionario. Mientras que la política fiscal es, o puede ser, selectiva, la política monetaria contractiva puede afectar de un golpe toda la actividad económica de un país entero generando todo tipo de minicrisis que acabarán desembocando en una gran recesión. Y es que afecta tanto a la demanda como a la confianza de los agentes en el funcionamiento de los negocios y de la economía en general. Como muestra lo que sucedió durante la gran recesión en los EEUU e Inglaterra.

    Por ello yo soy de los que apoyaron fírmemente la entrada en el Área Euro. Por ello y porque nuestros mediocres gobernantes se dedicarón durante años a machacar nuestra economía con juegos monetarios desastrosos. Me sentí enormemente felíz de que por fin se les quitara ese juguete de las manos a unos políticos que, incapaces de gestionar adecuadamente nuestra economía, pensaban que, en su desconocimiento de la Economía de país, así iban a poder reactivarla.

    El aumento del gasto público en España se dá fundamentalmente a partir del año 2007. Política expansiva Keynesiana al mas puro estilo de los descerebrados que nos gobiernan. Puedes ver en los gráficos que he colgado en la página de Estadísticas Económicas del blog como esto que te digo es cierto. Es en esos años cuando la burbuja hipotecaria estalla tras hacer lo mismo la burbuja de las hipotecas subprime en los EEUU. En esas circunstancias, nuestros clientes, los demandantes de nuestras exportaciones, no estaban en condiciones de mantener la demanda incluso aunque fuera a menores precios. La falta de crédito a nivel internacional que implicó la aparición de agujeros multimillonarios en el capital de tantas grandes corporaciones e intituciones financieras frenó de forma generalizada el comercio de productos que no fueran de primera necesidad. La rápida reacción de la Reserva Federal, del Banco de Inglaterra y del BCE minimizó el efecto de este estallido y permitió que el crédito en el extranjero se recuperara parcialmente en poco tiempo -2 años-. En nuestro país podemos ver como las exportaciones llevan ya creciendo a tasas bastante razonables desde hace ya unos cuantos meses. Como ves ya tenemos una autoridad monetaria común que realiza actividades anticíclicas aunque la mediocridad de sus gestores les haya impedido comprender y evitar el origen de nuestra burbuja inmobiliaria.

    Respecto al credit cruch, este sólo lo van a vivir aquellos Gobiernos cuyas políticas no resulten creíbles a los ojos de los analistas de las entidades de valoración y/o de inversión. Por eso, a pesar de la situación que nuestro Gobierno, con su desconocimiento de la economía y su desmedido afan por el gasto público Keynesiano, nos esta haciendo pasar, resulta tan magnífico que los mercados den por fin señales de su poder frente a estos desinformados. Que conste que ello no significa que no pueda haber políticas de Gasto Público más conservadoras o más socialistas, sino que estas políticas no pueden ser llevadas a cabo sin tener en cuenta su viabilidad económica sobre el área en el que se ponen en marcha. Que esta políticas no pueden soobrepasar ciertos límites del razonamiento económico ortodoxo.

    Respecto a Grecia estoy de acuerdo contigo. Esta quiebra encubierta sólo despeja el camino para más y más gasto público en el área euro -a ver si crees que la banca privada va a dar un duro sin aval público detrás-. Como si la economía griega fuera a ser mas competitiva y a poder generar los recursos públicos suficientes para que su estado pueda devolver el principal más los intereses pactados con las medidas de ajusta propuestas por la Comisión y aprobadas por su Gobierno. Llegará un momento en que la quita tendrá que ser mucho más grande y todos aquellos que hayan metido dinero en ese pozo sin fondo perderan una gran parte de él. Y todo sin que los que han mentido una y otra vez y han creado todo este entuerto pasen si quiera por la carcel. Europa de los mediocres ambiciosos y caprichosos que tenemos que cambiar. Políticos cualificados y con responsabilidad penal es lo que de verdad necesitamos.

    Alemania fué junto a Francia la primera en saltarse a la torera el límite del endeudamiento fijado en Maastrich para el area Euro. Luego quieren que los demás cumplan con el compromiso adquirido pero quizá no se dan cuenta -o quizá no se lo recordamos lo suficientemente alto- de que ello está detrás del hecho de que muchos países del sur hayan podido saltarse después alegremente dicho límite y hayamos llegado finalmente a esta crísis de deuda.

    Respecto a la política de Tipos de Cambio, por lo que veo, tu no defiendes tipos de cambio fijos con devaluación y revaluación controlada, sino más bien una política de tipos de cambio flexibles. Ahora bien, ¿Ello respecto tanto a los distintos países europeos como al resto del mundo? Actualmente tenemos tipos fijos sin flotación -reflejado en la existencia de una moneda única comun (Euro)- respecto a los demas países de Europa -imprescindible para crear un mercado único sin fronteras- y un tipo de cambio en flotación “sucia” de la moneda común respecto al resto del mundo. Esto en sí es la mejor forma de tener un mercado interno amplio donde las empresas puedan crecer y alcanzar un tamaño crítico grande necesario para compertir en los mercados internacionales y un mercado externo lo más estable posible en función de la capacidad de actuación de nuestras autoridades monetarias frente a movimientos especulativos temporales.

    Ahora bien, este sistema requiere de técnicos bien cualificados que sepan diferenciar un ataque especulativo de un deslizamiento de nuestra divisa común por razon de cambios en el comercio internacional. También requiere tener unos políticos, tanto locales de cada país como europeos, bien formados que entiendan que las políticas monetarias y de tipo de cambio son ahora tareas comunitarias mientras que LOS AJUSTES INTERNOS DE CADA PAÍS PARA MEJORAR SUS SITUACIÓN ECONÓMICA SE HAN DE REALIZAR MEDIANTE UNAS POLÍTICAS FISCALES RESPOSABLES Y CAMBIOS ESTRUCTURALES PARA MEJORAR LA LIBERTAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS. Y aquí es donde fundamentalmente fallamos en Europa entera y sobre todo en los países del sur. Tenemos una gleba de políticos la mayoría bien mediocres que desconocen estos términos y quieren seguir jugando con el dinero de los demás a pesar de ser altamente perjudicial para nuestra economía y el bienestar de tanta gente. Gente que, como nuestros políticos, carece de una educación económica básica y que prefiere dar crédito a ideas que suenen más o menos bien aunque sean completamente falaces y sólo lleven a una merma de su propio bienestar. Curiosamente este proceso se repite cíclicamente y podría estar detras de algunos ciclos económicos -ja,ja (me río por no llorar)-.

    Como ves los que tienen que cambiar de chip, si queremos un área económica de crecimiento y bienestar, son nuestros políticos y la gente que les vota. Por eso, entre las medidas para regenerar nuestra Democracia propongo que los primeros tengan que demostrar sus conocimientos de Economía para acceder a cargos cuyas decisiones pueden afectar el bienestar de tantos millones de personas y que los segundos tengan que estudiar ciertos conceptos de economía durante sus estudios de secundaria.

    El ajuste deflacionario se está imponiendo sólo en el mercado inmobiliario ya que el resto de los precios no sólo no baja sino que sigue subiendo -ello está también detrás del agravamiento de nuestra crisis de capacidad de compra-. La lógica de los mercados que ven como una burbuja irreal ha pichado impone el que estos precios, pese a quien pese -entre ellos los defensores de un inexistente efecto renta-, deban bajar para ajustarse a la capacidad adquisitiva menguante de los posibles compradores de viviendas. Esto no es malo sino más bien todo lo contrario. Cuando este ajuste se haya producido y se hayan tomado las medidas necesarias -inclusión del precio de la primera vivienda para uso propio en el cómputo del IPC y el IPCA, fuentes de financiación alternativas para las haciendas locales y regionales, etc.- para que no pueda volver a darse otra explosión de precios, el sector inmobiliario estára en disposición de retomar su senda de crecimiento. Claro que ello no se producirá hasta que nuestros gobernantes no se den cuenta que no estamos en una crisis de competitividad sino en una de CAPACIDAD DE COMPRA y tomen medidas como las que expongo en mi entrada del blog ‘Medidas para salir de la crisis’. La capacidad de compra de las familias españolas se ha deteriorado tanto en estos últimos 14 años que hacen falta medidas para recuperarla, no medidas que la agoten aún más.

    Un saludo,

  6. Buenas tardes ralph. , me cuesta mucho creer que “tengamos” la competitividad necesaria para crear empleo a un ritmo “adecuado” que permita bajar en un plazo razonable (3-4 años), el nivel de desempleo al que llegaremos hacia la primavera del 2012, mas aún teniendo en cuenta que nuestro ahorro escaso se dirigirá a reducir endeudamiento mientras no seamos mas rentables para atraer inversiones.
    Compartimos muchas ideas, ya que la “ortodoxia” economica esta comprobada para crear riqueza, pero ten en cuenta que la politica monetaria soberana es fundamental para flexibilizar el ciclo que siempre existirá.
    No tienes que verlo como que siempre “la devaluacion” sea la solucion, fuera del euro deberiamos haber revaluado la peseta en los años 2003/2004/2005, mientras Francia y Alemania “reflacionaban” sus economías, ello hubiera evitado el aumento del gasto público.
    Cambia de “chip”, y piensa que la flexibilidad de tipo del cambio (devaluar y REVALUAR), no debe usarse como instrumento de política económica, sino que debe reflejar el valor real de los activos y de los precios de produccion de cada zona economica soberana (Estados).
    Es mejor proponer un Banco de España responsable (Idem BUBA), con gobiernos que comprendan una politica fiscal “anticiclica”, siendo el mejor termómetro/barómetro de la situación los datos de la “balanza exterior”, que es la que en definitiva mide de manera correcta la competitividad de una nacion soberana.
    El problema hoy de Spain y otros Pigs, es que el desequilibrio que tienen es muy fuerte, ya podras obsevarlo en los próximos 8 meses, mi intuición me indica que estamos ya en la fase final donde el credit crunch llegará a todos los sectores, esto ha ido por “barrios”, y ahora como siempre el ultimo sector al que toca la contraccion es el público, una vez llegado al “límite de su endeudamiento.
    El plan acordado para Grecia (llamado 2ª rescate) es de broma, la quita es ridícula y Alemania solo a dado su aprobacion al uso inmediato de los 400.000 millones (que en realidad son menos), solo con el objetivo de ganar mas tiempo hasta el estallido de la eurozona.
    (No nuevos recursos, uso de los anteriormente acordados, su banca ya esta preparada para provisionar lo que haga falta, y sino será rescatada por el presupuesto Aleman, les sobra ahorro para ello, pero no para el resto de los (gipsi+F), y te incluyo en las siglas a Francia, pues una vez el default del resto seguirá un problema de competitividad de Francia)
    Y entonces llegamos al nudo del problema, son Alemania, Holanda y Austria las que deben abandonar el Euro, ya que la política monetaria desde 2003 a 2005 les benefició, y ahora quieren usar a los pigs de “amortiguador” al girar el ciclo internacional (aumento commodities)
    Vienen tiempos duros, pero por muy mal que vengan prefiero recuperar la soberanía monetaria, aunque suponga un “tsunami financiero” inicial, ya que lo recuperaremos con creces con el crecimiento del empleo, porque es mejor devolver deudas exportando (trabajando), que NO-importando (paro y reduccion del consumo)
    Y para que dicho “tsunami-devaluacion” no sea un golpe de 180ª que transfiera todo el golpe del ajuste a los rentistas y pensionistas, deberiamos continuar con la reduccion del gasto público, la congelacion de salarios, para minimizar el efecto inflacionario inicial de la devaluacion y default.
    Esta todo inventado ralph., el problema es como “repartimos” el ajuste para pagar la cuenta de la fiesta vivida.
    Deberia ser un poco el acreedor, un poco los rentistas, y otra parte los trabajadores activos y empresas.
    Pero ahora se esta imponiendo el ajuste deflacionario, que recarga todo el ajuste en los endeudados y los trabajadores menos cualificados, con el agravante en España de la rigidez del mercado laboral, que multiplica la desigualdad del ajuste.
    Ya veremos que pasa, pero te insisto, el ajuste deflacionario no funcionará.
    Adeu, saludos
    Emilio lauro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s