Medidas para salir de la crisis


En esta entrada me voy a dedicar a ir poniendo negro sobre blanco todas las medidas que parezcan interesantes, concretas y viables para salir de esta crisis que nos ahoga. En primer lugar se pondrán las medidas de política económica que ya fueron sugeridas en otras entradas de este blog –Esta crisis que nadie entiende, La Estrategia Económica de los Estados– y luego se irán recogiendo todas aquellas sugerencias interesantes que hagan los lectores y que se puedan recoger en otros blogs y cualesquier publicación accesible.

Ojala su lectura sea inspiradora para todos aquellos que, teniendo el poder de ponerlas en marcha, crean que podemos salir de esta crisis sin cargarnos nuestro mercado ni nuestra clase media.

  1. Cambiar el método de cálculo tanto del IPC como del IPCa para que su estimación sea mas transparente y para que estos estimadores incorporen las variaciones en el precio de compra de vivienda para uso propio.
  2. Solicitar del Banco Central Europeo que tomen en consideración los cambios propuestos en el punto 1.- para que la cantidad de dinero nuevo a inyectar en la economía europea tenga en cuenta estos cambios en el cómputo de los indicadores de referencia.
  3. Reducir el Gasto Público de Forma que se pueda recuperar cuanto antes una ratio de endeudamiento público sobre PIB entorno al 3% anual e inferior al 60% Total tal y como exige el Tratado de Maastricht. Para ello hay que tomar, entre otras, las siguientes medidas:

    1. Reorganizar las cuentas de la Administración Central para que todos los gastos e ingresos de absolutamente todas las Empresas, Fundaciones, Entes e Instituciones públicas, o de cualquier tipo de organización sostenida con fondos públicos, aparezcan detallados y posteriormente agrupados al objeto de cuantificar adecuadamente la necesidad o capacidad de financiación del sector público estatal.
    2. Privatizar todas aquellas empresas, entes, institutos y organismos públicos cuyo servicio o bién prestado pueda ser suministrado al mercado por empresas en libre competencia (P.ej. el INAP – Instituto Nacional para la Administración Pública y el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales).
    3. Eliminar las Diputaciones provinciales.
    4. Hacer un último esfuerzo para detectar y eliminar duplicidades en las funciones de las distintas administraciones públicas -estatal, regional y local-.
    5. Los viajes, dietas y gastos de representación de todas aquellas autoridades por debajo de los presidentes y ministros o consejeros deberán ser auditados por el parlamento correspondiente -regional o nacional- y expuestos públicamente cada mes para su control por los medios.
    6. Eliminar el uso de lenguas regionales en el Parlamento y se reducirán los importes de los gastos de desplazamiento asignados a Diputados y Senadores.
    7. Reducir los gastos de desplazamiento de los eurodiputados españoles en el Parlamento europeo que pasarán a viajar en clase turista y sus viajes de ida y vuelta a la península con cargo al presupuesto serán reducidos a dos al mes.
    8. Eliminar toda presencia del ejército español en el extranjero hasta que no se haya reducido el déficit presupuestario estatal a tasas acordes con el Tratado de Maastricht.
    9. Eliminar el Ministerio de la Presidencia -con el centro de Estudios Políticos y Constitucionales- cuyos organismos autónomos pasarán a depender de otros Ministerios, y los de Cultura y de Ciencia y Tecnología -cuyas competencias pasarán al Ministerio de Educación y Ciencia-.
    10. Eliminar los fondos de ayuda al desarrollo (FAD) para países no democráticos con Gobiernos dictatoriales como CUBA, Venezuela o casi todos los países del norte de África.
    11. TVE eliminará todas las cadenas temáticas y privatizará la gestión de todas aquellas franjas horarias que no sean necesarias para la emisión de información de interés público -debates parlamentarios, Información del Resultado de las Elecciones, Información sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia, de las Fuerzas Armadas, de la Policía, las nuevas medidas del Gobierno para promover la economía y las ofertas de trabajo en todo tipo de Administraciones Públicas, etc.-.
    12. Eliminar todo tipo de subvenciones públicas a ONGs -siglas de Organización No Gubernamental-, así como los observatorios sobre igualdad y las ayudas públicas para la implantación de planes de igualdad en las empresas.
    13. Cambiar el sistema de financiación de las corporaciones locales y las CCAA, dotándolas de los recursos -o los medios para obtenerlos (impuestos locales o participación en los estatales)- suficientes para que el suelo y las licencias dejen de ser una fuente de financiación necesaria para estas.
    14. Cambiar la legislación para que el endeudamiento de cualquier corporación local o CCAA tenga un tope máximo relacionado con su capacidad de generación de ingresos por la vía impositiva. Este endeudamiento incluirá todas las partidas económicas sin excepción alguna.
    15. Cambiar la legislación para reforzar las penas por corrupción en el ejercicio de cargo público y para dotar al Tribunal de Cuentas de todos los fondos necesarios que necesite para agilizar su labor de intervención de las cuentas de todas las Administraciones Públicas.
    16. Obligar por ley a las Administraciones Locales y Autonómicas que incurran en déficit presupuestario anual a asumir una auditoría por cada ejercicio en que las cuentas anuales presenten dicho balance negativo. Esta auditoria sería realizada por el Tribunal de Cuentas con cargo a las cuentas de cada Administración Local o Autonómica correspondiente y su resultado se haría público a su finalización. Este tribunal podría subcontratar en el mercado privado la realización de estas auditorias si no dispusiera de los medios humanos necesarios para ello.

  4. Obligar a los Bancos y Cajas de Ahorro, cuyos agujeros procedentes de su actividad crediticia con garantía hipotecaria o inmobiliaria hayan sido cubiertos con fondos públicos, a sacar al mercado todas las viviendas adquiridas por impago de dichos créditos al precio de tendencia pre-burbuja inmobiliaria. Es decir, al precio que estas hubieran tenido de no haber existido la mencionada burbuja. Estas viviendas ya están valoradas en sus inventarios a estos precios en muchos casos, pero no las sacan al mercado esperando mejores tiempos gracias a los fondos aportados por todos los españoles para evitar la caída de estas instituciones.
  5. De forma absolutamente extraordinaria, y para no hundir a una gran cantidad de población en la miseria de por vida, dado que los culpables de esta burbuja están en la Administración y en los organismos supervisores del mercado financiero, se obligará a los Bancos y Cajas de Ahorro, cuyos agujeros procedentes de su actividad crediticia con garantía hipotecaria o inmobiliaria hayan sido cubiertos con fondos públicos, a renegociar con aquellos de sus deudores que acudieron desde el año 1998 a solicitarles un crédito con garantía hipotecaria para la compra de su primera vivienda para uso propio una reducción en el valor de sus créditos hipotecarios vigentes, en mora, en impago o en vía de reclamo judicial, proporcional a la reducción en el valor de las viviendas que se vaya a producir como consecuencia del punto 4.
  6. Reducir el IRPF por lo menos dos puntos, el IVA devolverlo al 16% y reducir significativamente los impuestos especiales que gravan la gasolina y el consumo de energía eléctrica para que, junto con la bajada de los precios de la vivienda consecuencia de las medidas expuestas en los puntos anteriores, la capacidad de compra de los consumidores españoles se recupere a niveles razonables y se reactive así el consumo, mejorando la viabilidad de los proyectos empresariales y la generación de oportunidades de inversión para el crédito bancario.
  7. Quitar los impedimentos legales para que aparezca un verdadero sistema financiero de capital-riesgo que apoye el surgimiento de nuevos proyectos empresariales. El que ahora existe no es nada arriesgado para con proyectos nuevos que no cuenten con un respaldo financiero fuerte previo.

    Esta es condición imprescindible para que el tejido empresarial sea regenerable con nuevos proyectos que tomen en su día el testigo en la generación de riqueza y empleo y para que una posible y necesaria reforma del mercado laboral no sirva sólo para crear una gran bolsa de trabajadores con contratos cada vez mas precarios y mal pagados cuya capacidad de compra y de endeudamiento quede reducida al mínimo. De esta forma no se dejaría todo nuestro crecimiento económico en manos de la demanda externa, craso error económico donde los haya al que parecen abonados nuestros dirigentes desde hace más de medio siglo.
  8. Modificar la legislación antimonopolio para evitar la existencia de mercados -como el eléctrico, el bancario, el gasistico, etc.- con tanta concentración de empresas como la que sufrimos en la actualidad.
  9. Modificar el Estatuto del trabajador Autónomo para favorecer la creación de autónomos y empresas allí donde el mercado los necesite (del blog de Frans Bakker).

    • Las cotizaciones a la Seguridad Social deben recaudarse a posteriori y deben guardar una estrecha relación con los beneficios conseguidos.
    • Las obligaciones tributarias han de limitarse a una declaración de la renta por año, sin la obligación de adelantar trimestralmente el 20% de los beneficios obtenidos.
    • Libre contratación de familiares.
    • Creación de un período de “suspensión fiscal” de 5 años al inicio de la actividad.
    • Se pagará el IVA de las facturas UNA VEZ COBRADAS, o al menos, una sola vez al año, y no trimestralmente.
    • La base de cálculo de las cotizaciones a la S.S. será la declaración anual de la renta.
    • La declaración de la renta establecerá para el año que viene la cotización a pagar a la S.S., que dependerá de los beneficios declarados.
    • Estas cotizaciones se establecerán según un baremo, con una tarifa de 0 €, o como mucho de 50 €, para las rentas más bajas.
    • Las cotizaciones irán subiendo en escalones de 50 € por cada x € de beneficios declarados.

  10. Invertir en la Administración de Justicia para hacer de este poder del Estado una herramienta rápida y eficiente contra el incumplimiento de los contratos y la demora en el pago por parte de las Administraciones Públicas.
  11. Cambiar de raíz los principios que guían nuestro sistema de enseñanza para que se valore más el esfuerzo, la capacidad de razonar y la excelencia, principales recursos que permiten a cualquier fuerza de trabajo competir en los mercados globalizados sin merma de su bienestar.
  12. Modificar los planes de estudio para introducir en la enseñanza secundaria todo lo relacionado con el origen y el funcionamiento de las instituciones económicas básicas de nuestro sistema económico y en todas las carreras -grados- universitarias una o dos asignaturas obligatorias que profundicen sobre lo aprendido en secundaria enseñando a razonar sobre los fenómenos económicos básicos como son el intercambio en los mercados globalizados, las espirales inflacionarias y sus consecuencias, la creación de dinero y su influencia sobre el nivel de precios, los conceptos de Bienes y Servicios Públicos, el sector público como agente de gasto, etc.
  13. Dejar de apoyar la generación no competitiva de energía eléctrica, derogar la moratoria nuclear y negociar con las eléctricas que el déficit de tarifa lo recuperen por los márgenes a obtener de la nuevas oportunidades de negocio resultantes. De esta forma podría ir bajándose paulatinamente la factura eléctrica hasta en un 50%.
  14. Reducir la financiación pública directa de las tasas universitarias de aquellos alumnos con familias con capacidad financiera para asumirlas o con acceso al crédito suficiente. Las universidades públicas deben cobrar sus tasas íntegras a unos alumnos que han de pagarlas con cargo al presupuesto familiar, con acceso a un crédito bancario especialmente diseñado y regulado para este tipo de prestatarios, o con becas estatales para aquellos que no tengan acceso a ningún otro recurso.
  15. Medidas para regenerar la Democracia. La última entrada de esta lista quizá debiera ser la primera, pues sin una verdadera independencia de todas las instituciones democráticas que debieran serlo, el sistema nunca recuperará una tasa de crecimiento sano.



Autor: Rafael Hernández Núñez

Anuncios

30 comentarios el “Medidas para salir de la crisis

  1. Hola Pedro,

    Tras las pequeñas vacaciones que me he tomado, paso a responderte. En primer lugar, gracias por llamarme soñador, porque de sueños hechos realidad está llena la mejor parte de la historia, pero me temo que los que me atribuyes los machacó vivir durante más de 20 años en una crisis permanente que nuestros gobernantes siempre achacaban a algún problema externo. Mis análisis y propuestas son el resultado de mi hartazgo, del deseo que tengo de tirarles toda su mediocridad a la cara para que de una vez tengamos gobernantes que no nos mientan, que no jueguen con lo que no conocen, que hagan bien las cosas por una vez en nuestra historia. Ser profesor me ha llevado a comprender con perspectiva el uso y abuso que han hecho nuestros gobernantes de la mentira para tapar su mediocridad. Y no sólo ahora.

    Entrando en materia, observo tu orientación claramente socialdemócrata y me parece bien que haya gente que piense como tú aunque yo no comparta su opinión. Creo que la existencia de alternativas en materia económica y política es algo sano para nuestra sociedad. De la discusión intelectual siempre salen las mejores ideas. El que haya intelectuales que apoyen el papel de un Estado más presente en la vida económica y que piensen que los bienes y servicios públicos tienen que tener un sitio prominente en nuestros sistemas económicos es sano siempre y cuando se basen en argumentos razonados y susceptibles de discusión. Definir qué bienes y servicios son públicos y cuales no es algo que todavía está plena discusión hoy día. Ya me gustaría que gran parte de la izquierda española obtuviera su orientación política de la discusión de argumentos económicos razonados y basara en ellos su capacidad de atracción de un electorado formado intelectualmente en economía para poder decidir que opcion le parece más interesante en cada momento.

    Te cuento ahora porque no estoy de acuerdo con tu opinión y empezamos si quieres a disentir con argumentos el uno del otro:

    1. Para empezar, la razón de que muchos periódicos hablen de las ventajas de la globalización, del libre mercado, de la competitividad y de la reducción del papel del Estado es porque hemos vivido durante bastantes años del siglo XX un exceso de todo lo contrario.

      Durante los primeros años del siglo XX una vuelta al más puro proteccionismo mercantilista estuvo detrás de los conflictos comerciales que precedieron el estallido de la Primera Guerra Mundial. La distintas rondas de la organización mundial del comercio para intentar liberalizar el comercio mundial posteriores a la Segunda Guerra Mundial se debieron fundamentalmente al daño que el proteccionismo de la mayoría de los países desarrollados estaba infligiendo a la economía de muchos países en vías de desarrollo y subdesarrollados. A estos últimos se les obligaba a vender a precios de subsistencia, si es que las cuotas o el control de importaciones en los países desarrollados no se lo impedía completamente.

      Su desarrollo y salida de la pobreza se veía así frenado sin remedio ya que la única forma de que muchos gobiernos autocráticos y corruptos de estos países emprendieran reformas democráticas era con la zanahoria de los beneficios del comercio mundial. La Globalización, que comenzó con la liberalizacíón de los movimientos internacionales de capitales y personas entre diversas áreas económicas, trajo con ella un impulso liberalizador en el comercio mundial. Esta liberalización permitió la entrada de productos fabricados con bajos costes en países emergentes incluyendo todos los beneficios e inconvenientes que hoy bien conocemos.

      Los beneficios resultaron obvios desde el primer momento. Mejores precios de una gran cantidad de productos de consumo trajeron una cierta recuperación de la capacidad de compra de una población desarrollada que llevaba sufriendo las consecuencias de la política de precios del cartel de la OPEP desde principios de los años 70. La bajada de precios fué bastante general en todos los sectores sujetos a la nueva competencia.

      Es cierto que estos beneficios para el consumidor de los países en vias de desarrollo como España se diluyeron de alguna manera cuando el paro en los sectores que no pudieron resistir la nueva competencia -sobre todo aquellos intensivos en mano de obra como los complementos del hogar, pequeños electrodomésticos y componentes- repuntó y obligo a muchas empresas a reconvertirse para seguir en el mercado. La década 2000 ha sido la década de las reconversiones empresariales y de la formación intensiva de los trabajadores.

      Aquellas empresas como muchas del sector de la juguetería que supieron llevar sus fábricas o sus producciones a los países de bajos costes laborales no sólo han sobrevivido sino que han ganado cuota de mercado a nivel mundial. Otras se hicieron más intensivas en tecnología para diferenciarse de su competencia de bajo coste y sobrevivien compitiendo con empresas de otros países industrializados. Otras simplemente cerraron.

      Pero los beneficios de la globalización para el ciudadano medio son innegables. La gran competencia en el sector de las telecomunicaciones, los transportes, la informática, muchos productos de consumo y los servicios ha hecho bajar sus precios considerablemente. Hace treinta años, los portes eran una parte importante del coste de comercialización de un producto. Hoy su peso en el la estructura de costes es casi despreciable. Muchas zonas de muchos países que durante siglos habían permanecido casi aisladas al margen del crecimiento y el bienestar económico, de repente han visto como con muy poco esfuerzo podían poner sus viejos y nuevos productos en un mercado mundial. Aquellos que han sabido ver las oportunidades las han aprovechado. Otros muchos, defensores en su mayoría de un Estado sobreprotector y temerosos de la competencia -mas por desconocimiento y falta de formación que por cualquier otra razón-, han escondido su cabeza bajo tierra como las avestruces pidiendo a dicho Estado que los salve a costa del bolsillo de los demás.

    2. En segundo lugar, no estoy de acuerdo en que el libre mercado, la reducción del papel del Estado, la globalización y la competitividad estén provocando la concentración excesiva de la renta y la riqueza en cada vez menos manos, estancamiento o reducción de las rentas de las clases medias y bajas, reducción de la movilidad social, etc. Esta relación causa efecto no puede establecerse como tú lo haces, sin argumentos y con el único ejemplo del impuesto de sucesiones en España o el empeoramiento de los sistemas públicos de pensiones en Europa.

      Para empezar, el papel del Estado en estas últimas décadas no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado considerablemente tanto en la mayoría de los países europeos como en los EEUU. En este último país, los planes de seguridad social como Medicare y de ayuda a los más necesitados en la obtención de créditos hipotecarios con bajos tipos de interés como Fanny Mae han provocado que el gasto publico haya estado creciendo a tasas positivas durante la mayor parte del período que va desde 1970 hasta 2009. En Europa el sector público es omnipresente y a las cifras de su participación en el PIB me remito. En españa, nuestro Estado de las Autonomías ha hecho aumentar el tamaño del las Administraciones públicas, tanto en términos de empleo como en términos de uso de recursos públicos, de forma muy considerable. Europa está llena de países con Estados muy intervencionistas en sus respectivas economías. El Estado Francés esta presente de forma mayoritaria en prácticamente todas las grandes empresas industriales de sus país. Los países nórdicos son el paradigma de lo que es un Estado intervencionista.

      Por otro lado, la renta no se está concentrando en absoluto como consecuencia del libremercado o la globalización. Símplemente, y sólo en los últimos años, esta fluyendo desde los países occidentales hacia los países emergentes como China. Si algo caracteriza precísamente al libre mercado, es su capacidad para facilitar la movilidad social y el reparto mayor de la tarta de la riqueza. Un mercado verdaderamente libre permitirá el surgimiento de lo que los economistas conocemos como capital riesgo y que no es otra cosa que fondos que se dedican a financiar aquellos nuevos proyectos empresariales que no tienen un respaldo financiero fuerte previo. Es decir, proyectos interesantes de gente sin dinero. Estos capitales conseguirán altos rendimientos si el proyecto triunfa y perderán lo invertido en caso contrario. Europa, si por algo peca precísamente, es por, contrariamente a lo que sucede en los Estados Unidos, una excesiva regulación de los mercados financieros que consideran al consumidor poco menos que tonto de baba e impide la aparición de estos fondos de inversión.

      La reducción de las rentas de las clases medias que estamos viviendo estos últimos doce años tiene otros orígenes de los que tú presentas. Si lees la entrada de este blog ‘Esta crísis que nadie entiende’ verás como esta reducción viene provocada por la falta de una serie de reformas necesarias en los mecanismos de control de los mercados monetarios. La reducción de las rentas de las clases medias y bajas es el resultado de que los salarios hayan crecido mucho menos que la inflación real durante estos últimos doce años. Busca las razones en la entrada del Blog que te comento.

      El impuesto de sucesiones en España se eliminó porque resultaba, además de ineficaz para controlar los flujos de renta, altamente dañino para la transmisión hereditaria de los bienes de producción en el caso de las rentas medias y bajas que eran las únicas que no podían escapar al pago de dicho impuesto. Las rentas altas tienen sus propiedades a nombre de sociedades y abogados que les asesoran sobre como evitar pagar impuestos en la transmisión hereditaria de estos bienes.

      Muchos de los sistemas de pensiones europeos están en dificultades porque son sistemas piramidales. Es decir su estructura es idéntica a la de las estafas piramidales en las que los beneficios de los socios dependen exclusivamente de cada vez haya una base más amplia de nuevos socios que aporte los fondos necesarios. Los sistemas contributivos tienen ese problema y en países con una población madura, por mucho que se suban los impuestos para compensar la disminución de la base poblacional que aporta los fondos al sistema, esto no dejará de ser un mero parche temporal que además dañará el tejido productivo gravando su competitividad. Pronto se haría evidente la necesidad de más aumentos de impuestos para mantener el sistema.

    3. Vamos ahora con las reformas que tú dices que nos imponen los pensadores neo-liberales. En primer lugar decirte que en los EEUU hay unos sindicatos bien organizados y bastante importantes en algunos sectores de la industria. Tan poderosos se hicieron estos sindicatos hace unas décadas, que el Estado Americano emprendió en época de Reagan una serie de campañas para reducir su poder de intervención en los mercados laborales.

      Una vez aclarado este punto te diré que estoy de acuerdo contigo en que la reforma laboral que nos quieren imponer desde algunos centros de pensamiento más o menos liberales adolece de un razonamiento profundo sobre las consecuencias de dichos cambios. Y es que resulta que cualquier reforma laboral que abarate el despido en un mercado como el español sólo mejorará la situación económica de nuestras empresas frente al exterior, pero a costa de cargarse todo nuestro mercado interior que es el que soporta la mayor parte de nuestro estado del bienestar. Me explico, si facilitas el despido pero no facilitas la creación de empresas mediante la reducción de la burocracia y la aparición de un verdadero capital riesgo como te expongo más arriba, lo único que va a suceder es que se creará una gran masa de trabajadores mal pagada cuya capacidad de compra se reducirá a la mínima expresión. Es decir, nuestro crecimiento pasará a depender de nuestra capacidad de competir a nivel internacional y de la evolución de las economías a las que vendemos nuestros productos mientras que nuestra demanda interna, nuestro mercado interior, prácticamente desaparecerá. Y esto para mí no deja de ser un clarísismo error de política monetaria. Máxime cuando casi todo el crecimiento de estos ultimos quince años en nuestro país ha venido dado por el impulso de la demanda interior.

      Lo de la subida de impuestos no creo que le guste a nadie máxime en la situación de crisis de capacidad de compra -crisis de demanda- en la que estamos. Ahora menos que nunca se necesitan subidas de impuestos que reduzcan la ya exigüe capacidad de compra de las familias españolas. Y, sin capacidad de compra, no habrá recuperación de las ventas de las empresas, recuperación de sus beneficios, del empleo y de la capacidad de recaudación de impuestos por parte del Estado. Cada subida de impuestos o tasas sin el correspondiente incremento salarial es un golpe directo a la capacidad de recuperación de nuestra economía.

      Respecto a las reformas que vienen con el PP, te diré que yo creo más en que su apuesta irá por la reducción del tamaño del Estado -gastos estructurales- antes que por la reducción aún mayor del sueldo de los empleados públicos, las pensiones más altas o el copago sanitario -gastos corrientes-. Estas medidas puede que finalmente las tengan que imponer si con todas los ahorros procedentes de la reducción del Estado no consiguen equilibrar el presupuesto tal y como se exige desde Europa. Si se meten en el berenjenal de la reforma laboral estarán tirando piedras, como ya te he comentado dos párrafos más arriba, sobre el tejado de la recuperación.

      Como ves estoy totalmente de acuerdo contigo en que el problema es de capacidad de compra -de demanda como dices tú-, aunque difiero claramente en algunos puntos del diagnóstico de las razones que nos han llevado a esta situación así como en las medidas necesarias para salir de ella.

    4. Cuando dices que “en el que cada vez se requieren menos trabajadores para producir el PIB” estás cayendo en un error de concepto. No se trata de que el PIB sea una cifra fija que haya que producir por los trabajadores, sean estos dos u ocho millones. El PIB es la cifra que refleja la producción interior bruta total de bienes y servicios. Es decir, toda la producción de todos los trabajadores y empresas computa. Si se superan las cifras de producción del año anterior se dice que hay crecimiento del PIB. De la misma forma puede haber decrecimiento o recesión si el PIB crece negativamente.

      Otra cosa es lo que dices cuando hablas de que siendo más productivos vivimos peor y tenemos que trabajar más años para poder jubilarnos. Eso es cierto aunque sólo desde hace unos pocos años. Sólo desde que la capacidad de compra se ha visto afectada por la falta de conocimientos de economía de país de nuestros gobernantes para entender los cambios que había que haber realizado en los mecanismos de control de nuestro sistema económico para que los precios no subieran como lo han hecho sin el correspondiente incremento de los salarios.

      Por otro lado, la productividad es un concepto relativo pues uno puede ser más productivo que hace 20 años pero ser menos productivo que nuestros competidores extranjeros. Claro que esto tambien es susceptible de un análisis más profundo. Porque, ¿Somos menos productivos que quien?¿Con que servicios añadidos cuentan los trabajadores extranjeros para poder trabajar? No es lo mismo competir con alemania o Francia que con China. Nuestros costes laborales hoy por hoy no pueden ni deben compararse con los del país asiático pues de ser así veríamos menguar nuestra capacidad de compra de forma importantísima dados los precios de los bienes y servicios que se ofrecen en Europa. Y con la capacidad de compra se iría también nuestra calidad de vida por el retrete. Lo importante con la productividad es saber a que industrias afecta. Es decir, hay que conocer que industrias han de ser verdaderamente competitivas frente a otras que no lo necesitan. Y con que países debemos ser competitivos. Nuestras industrias deben ser competitivas, y cláramente lo son, frente a competidores europeos de bienes y servicios no susceptibles de ser importados a buenos precios desde oriente. Nuestros clientes europeos están contentos con nuestros productos y ello queda claro desde el momento en que cada recuperación de su crecimiento viene acompañada por un aumento de nuestras exportaciones a estos países.

      Claro que con el aumento de la calidad de las exportaciones orientales algunos márgenes se estrechan si nuestras empresas no son capaces de innovar y buscar nuevos productos y mercados. La competencia exige estar todo el día al pie del cañon en lo que respecta a la innovación y a la búsqueda de nuevos nichos de mercado. Nuestras empresas son buenas en lo segundo pero todavía dejan mucho que desear en lo primero.

    5. Cuando dices que “Las soluciones van por trabajar menos y repartir mejor, no van por aumentar el número de trabajadores que trabajen por menos dinero y que se retiren más tarde con pensiones más bajas” yo creo que estás haciendo un ejercicio para mostrar lo que a tí y a muchos les gustaría más que por aclarar la via de solución al problema que nos ahoga. ¿A quien no le gustaría, a priori y sin saber las consecuencias, trabajar menos y que los que más tuvieran repartieran sus gancias con él? El problema viene de las consecuencias de trabajar menos y repartir más en un mercado globalizado. Trabajar menos es algo que se compra con dinero, pero el dinero no crece en los árboles o aparece en la mesilla de noche como los euromillones. El dinero hay que ganarlo en los mercados compitiendo con otras empresas o trabajadores. Lo contrario es un sistema socialista puro de planificación central absolutamente desacreditado por las terribles consecuencias economícas de la falta de incentivos en la asignación de los recursos. Por lo tanto, ser competitivo en el mercado en el que te mueves es fundamental. Por eso no sirve ser más productivo que hace veinte años. Haya que ser mas competitivo hoy. Y todos tenemos que ganarnos el derecho a trabajar menos. No vale que unos sí lo intenten y otros vivan a su costa sin aportarles ningún beneficio.

      Repartir más depende de los beneficios resultantes de dicho reparto. Creo que las sociedades actuales están explorando los límites entre un mayor reparto con menores incentivos y un menor reparto con mayores invcentivos. Los incentivos son el motor del libre mercado y cualquiera que toque este punto tendrá que dar muchas explicaciones sobre los beneficios que ello conlleva. Un excesivo reparto implicará cercenar los incentivos para asumir riesgos en la creación y en la innovación empresarial. ¿Estan las sociedades occidentales dispuestas a ceder el papel de creadoras de mercado para asegurar un reparto mayor de la riqueza obtenida? No sólo la tarta será menor, sino que esta probablemente será también menguante.

    6. Veamos ahora tus soluciones. Con la idea de la racionalización de las Administraciones Públicas estoy totalmente de acuerdo. Con lo que no lo estoy es que el proceso de redistribución de renta pueda ser realizado contratando empleados públicos. Creo que hay otras maneras mucho más productivas para nuestra sociedad de utilizar los recursos de la redistribución de rentas. Por ejemplo, poniendo al alcance de los más desfavorecidos la posibilidad de una educación de calidad o un transporte público más barato. Tampoco estoy de acuerdo en que sólo se deba protestar por la contratación a dedo de empleados públicos. Creo que estos deberían ser despedidos de inmediato y si estos suman un millón pues que se le va a hacer. El servicio público es un servicio no muy bien pagado pero que conlleva otros privilegios a cambio de la calidad en la formación exigible a sus empleados. Lo contrario es abrir la puerta a la degradación de los servicios que presta el Estado, a un sobrecoste financiero inasumible por la sociedad y a una corrupción que acabará con la confianza que la sociedad tiene en la Administración Pública.

      La presión fiscal en España está en relación con los ingresos del trabajo, tema en el que no podemos compararnos con Francia o con los países nórdicos. Por ello ninguna presión fiscal puede aumentarse para equipararnos con otros países de Europa sin poner sobre la mesa la necesaria equiparación de los salarios. Lo contrario sería dañar aún más la ya muy dañada capacidad de compra de estos salarios. Por otra parte, los impuestos a las grandes rentas inciden directamente en el deseo de sus perceptores de domiciliar dichas rentas en paraísos fiscales así como en los incentivos para asumir riesgos. Hay que pensar muy bien en el resultado de lo que se propone porque quizá puede ser el inverso de lo buscado. Te vuelvo a decir que la forma de que los que menos ganan tengan más recursos para gastar debería pasar por mejorar su formación y los recursos a su alcance al objeto de que una cualificación mayor les dote de mayores ingresos monetarios.

      Si el sistema financiero paga IVA, este trasladará dicho coste a sus clientes y ello significará un aumento directo y proporcional de los gastos financieros de estos clientes. Así, estos mayores costes significarán una menor competitividad de las empresas afectadas frente a los competidores internacionales radicados en zonas donde esa tasa no exista. Por ello, la imposición de una tasa tipo Tobin sobre los movimientos financieros se ha demostrado ya totalmente contraproducente para las empresas de la zona afectada por la medida a no ser que se implantara a nivel mundial.

      Penalizar las rentas del ahorro significa penalizar el ahorro y eso no lo quiere ningún país qu econfía en el ahorro como precursor de la inversión. Si se penalizan las rentas del ahorro lo que sucederá es que estos capitales huirán del país buscando mejores tipos impositivos y su liquidez servirá para financiar proyectos empresariales más allá de nuestras fronteras. Durante las décadas de los setenta y ochenta, cuando los mercados de capitales empezaron a abrise internacionalmente, este fué un tema muy debatido y que llevó a ajustar los tipos de forma que el ahorro no se sintiera penalizado y se fuera allende nuestras fronteras. Creo que toda modificación de este concepto impositivo ha de hacerse atendiendo a estos criterios y me parece que tu propuesta adolece del debido estudio al efecto.

      Las SICAV son vehículos de inversión bastante caros para los recursos de las personas de mayores rentas. Repito en este caso lo mismo que he dicho respecto al ahorro.

      Del impuesto de sucesiones ya te he dicho lo que opino y recuperarlo sería cargar al Estado con unos costes que escasamente serían cubiertos con los ingresos obtenidos. Ya te he dicho que los mayores patrimonios están puestos a nombre de sociedades o de fundaciones y hay abogados muy especializados en eludir impuestos por las transmisiones de acciones o participaciones.

      Lo de las pensiones y la jubilación es algo que hay que afrontar de una vez por todas para estudiar un sistema que sea verdaderamente viable en el tiempo. De momento me temo que su viabilidad a corto plazo depende de reducir sus gastos y aumentar los ingresos. Y la única forma que se les ha ocurrido a nuestros mediocres intelectos gobernantes para evitar afrontar una verdadera reforma es aumentar la edad de jubilación. No creo que tu propuesta tuviera mucho éxito si no la acompañas de medidas para recuperar los ingresos de las árcas públicas de forma sostenible. Y tus propuestas hasta ahora no creo que cumplieran este requisito.

      Europa no condena a los países periféricos a una servidumbre secular. Eso es pura demagogia y una falacia que alguien con muy poco cerebro ha hecho circular desde hace años. Lo único que condena a un país u otro a una situación de servidumbre es la mediocridad intelectual de sus gobernantes. La unión europea, y más concrétamente el área euro, es sobre todo una acumulación de oportunidades para los países de la periferia. Qué pronto se nos olvida la reducción del diferencial de renta que se consiguió para con la media europea entre los años 1997 y 2007. Ahora, cuando las cosas van mal por culpa de la nefasta política económica de nuestros gobernantes durante los últimos seis años, hala, a darle una zurra al padre de la criatura. A renegar de quien exige responsabilidad en el gasto.

      Cuando se creó el área euro se decidió centralizar las políticas monetaria y de tipo de cambio en unas instituciones que velaran por la correcta aplicación de los principios económicos mas adecuados para mantener en funciónamiento un “área monetaria óptima”. A los estados se les dejó la herramienta de la política fiscal con la condición de ser conscientes de lo que ello representaba dentro de una unión monetaria. Y es que Maastricht reducé enormemente la capacidad de gasto público keynesiano sin ahorro previo. Los límites del 3% para la déficit anual y del 60% para la deuda pública total implican que el margen de maniobra es muy pequeño si ya estás cerca de dichos límites en períodos de crecimiento. La alternativa al déficit era y es la reforma de los mercados para hacerlos más libres, competitivos y eficientes de forma que el crecimiento así recuperado permitiera salir de las situaciones de crisis. Pero los gobernantes que tenemos en Europa son de lo más mediocres y lo único que se les ocurre es tirar de más y más déficit para gastarlo en cualquier cosa con la esperanza de que ello relanzará el consumo. Alemania y Francia fueron los primeros en hacerlo y saltarse a la torera el Acuerdo. Por elllo tuvieron cierta permisividad cuando los países periféricos empezaron a seguirles los pasos aumentando enórmemente su déficit. Sólo cuando el sistema entró en riesgo de quebrar, las autoridades europeas se pusieron serias con los países gastones -algunos también con gobiernos mentirosos como Grecia, Portugal y España-.

      Por ello la armonización fiscal es una opción para paises irresponsables con gobiernos mediocres. Y a ello probablemente iremos con el tiempo dado lo que vamos viendo. Pero que conste que no resolverá los problemas financieros de nuestro sistema de seguridad social.

      El tema de la globalización y sus límites es un tema muy interesante. Para bien y para mal parece un proceso imparable desde el momento en que la mayoría de los países se han coordinado para permitir el libre movimiento de personas y capitales así como para facilitar el tráfico de mercancías. Pero ¿Hay un límite a este proceso liberalizador?¿Que problemas trae consigo?¿Hay alguna solución a las incognitas para nuestro bienestar que este proceso trae consigo?¿Como afrontar este proceso con éxito? Estas son preguntas cuya respuesta requeriría una buena cantidad de tiempo para pensar sobre ellas y bastante espacio escrito como para plantearme una nueva entrada del blog.

  2. Veo Rafael que eres un soñador. Ya que estamos en ello, soñemos.

    Mi visión de hacia dónde debe ir la economía y la sociedad europea difiere de la visión que se nos vende a diario por los periódicos, por los políticos y por las instituciones europeas. En gran medida una visión neo liberal de la sociedad y la economía: libre mercado, reducción del papel del estado, globalización y competitividad. Esta visión ha llevado en Estados Unidos y está llevando en Europa a resultados profundamente indeseables: concentración excesiva de la renta y la riqueza en cada vez menos manos, estancamiento o reducción de las rentas de las clases medias y bajas, reducción de la movilidad social, etc. El ejemplo más claro en España es la desaparición a efectos prácticos del impuesto de sucesiones. Otro ejemplo a nivel europeo, es el empeoramiento de los sistemas públicos de pensiones para no tener que subir impuestos. En el caso de España la reforma de las pensiones significa que dentro de 30 años cuando el número de jubilados se haya duplicado, la proporción de PIB que se asigne a las pensiones sea igual a la de hoy, un 9% del PIB. En el caso de Francia, Sarkozy, por motivos ideológicos ha incrementado en dos años la edad de jubilación a pesar de que según datos de la Comisión, sin modificación del sistema, el porcentaje de PIB dedicado a pensiones no subiría en los próximos 25 años.

    Las soluciones que se nos venden desde Europa, desde el FMI y por nuestros políticos y nuestra prensa reflejan claramente la filosofía neo liberal. Estas soluciones no solo se nos están vendiendo, se nos están imponiendo aprovechando la crisis, como la reforma de las pensiones.

    • Se nos dice que hay que hacer las famosas “reformas estructurales”, es decir acercar el mercado de trabajo a lo que hay en Estados Unidos, total libertad de despido, sin coste, y en ausencia de sindicatos total libertad de contratación. El ejemplo de Estados Unidos demuestra que esta total libertad no resuelve el problema del paro pero si lleva a una presión constante a la baja en los salarios de forma que la renta real de la familia típica en los Estados Unidos no ha crecido en décadas.
    • Se nos dice que es muy malo subir impuestos, pero que si se suben se deben subir los impuestos indirectos, IVA, combustibles, etc., es decir los más regresivos.
    • Se deben bajar impuestos a los ricos, las mal llamadas rentas del ahorro y los impuestos de sociedades, las cotizaciones sociales, etc. para incentivar la inversión y la oferta de la economía.
    • Austeridad a ultranza en los gastos del sector público. Es bueno reducir el tamaño del Estado y la privatización de los servicios que provee, etc.
    • Los salarios tienen que bajar para competir mejor.

    La recetas de austeridad que vienen con el PP y que incluirán reducciones adicionales a los salarios de los funcionarios, quizás reducción de las pensiones más altas, el copago sanitario, si se atreven, las subidas de impuestos indirectos y las rebajas de salarios que ya se están produciendo llevarán a más miseria de las clases más bajas y a profundizar en la desigualdad social. No resolverán el problema del paro porque el problema fundamental de la economía española es la falta de demanda, aparte del problema de reconvertir a tanto parado hacia sectores productivos que por falta de demanda no se están generando.

    Claro está que a nuestros políticos y a las elites europeas no les importa la miseria de la gente y el paro. Solo en tanto que pueda desencadenarse inestabilidad social y que no se les vote.

    En mi opinión y en la de grandes economistas, la economía y la sociedad deben poner más énfasis en el reparto más igualitario de la renta y menos en el crecimiento. ¿Cuánto tenemos que crecer para que los de más abajo mejoren si cada vez una parte mayor de la renta va hacia los que más tienen? Parece mentira que en un mundo de incremento contínuo de la productividad, en el que cada vez se requieren menos trabajadores para producir el PIB, se nos esté diciendo que tenemos que trabajar más años y vivir peor. Mirando atrás, hace 50 años en España un pueblo de agrícola de Castilla con 500 habitantes, trabajando todos ellos durante todo el año, producía lo suficiente para vivir con bastante estrechez. Hoy esos campos se trabajan por 10 personas con 4 tractores y 2 cosechadoras trabajando 2 meses al año, y produciendo el doble.

    Las soluciones van por trabajar menos y repartir mejor, no van por aumentar el número de trabajadores que trabajen por menos dinero y que se retiren más tarde con pensiones más bajas.

    Mis soluciones

    A- Racionalizar las Administraciones Públicas / Autonomías. Aunque hay que tener en cuenta que el excesivo número de trabajadores, menos de 500.000 personas de exceso, son parte del proceso de redistribución de renta que realiza el Estado. Se puede protestar de cómo se nombran muchos de los empleados públicos, a dedo, pero la solución no pasa por reducir 1 millón de empleados públicos.
    B- La presión fiscal en España es muy baja, el 32% del PIB, 10 puntos menos que en Francia y 15 puntos menos que en los países nórdicos. Se debe buscar subir impuestos con potencial recaudador pero que no depriman el consumo. Es decir que las grandes rentas que no gastan lo que ganan paguen más para que los que menos ganan reciban más y lo gasten.
    • El sistema financiero debe pagar IVA por sus servicios. No hay derecho a que se favorezca a este sector porque es rico y poderoso. El potencial recaudador es de 7.000 millones.
    • Suprimir la discriminación que supone el que las rentas del ahorro paguen solo un 20% por IRPF. Esto lleva a que las rentas de más de 600.000 Euro paguen por IRPF solamente el 25% cuando las rentas de trabajo de muchos profesionales y autónomos pagan mucho más. Capacidad de recaudación, 3.000 millones.
    • Supresión de las SICAV, un verdadero paraíso fiscal que permite a los más ricos acumular riqueza y trasmitirla a sus herederos sin pagar nunca impuestos.
    • Recuperar por el Estado el impuesto de sucesiones y diseñarlo de otra manera. Debe considerarse un impuesto con una excepción del 100% hasta 750.000 Euros y a partir de ahí una tasa del 40%. Este impuesto podría recaudar quizás 20.000 millones. Tengamos en cuenta que en Estados Unidos, por muchos años el impuesto de sucesiones tenía una excepción del 100% hasta 2 millones de dólares y la tasa era del 50%. Ahora la tasa es del 35%.
    C- Volver a reducir la edad de jubilación a 65 años. La subida de la edad de retiro a los 67 años hará que a partir del 2013 dejen de retirarse más de 50.000 personas, esto en una economía que en la época de la democracia ha creado 60.000 puestos de trabajos privados al año.
    D- Salir del Euro o renegociar con Europa un sistema que fuerce a la convergencia entre los países del Euro. Por ejemplo, un sistema de política industrial que incentive el establecimiento de grandes empresas europeas en los países más alejados de la media europea. No tiene sentido un sistema, el Euro, que favorece a los países más ricos y condena a los países de la periferia a una servidumbre secular. Las propuestas de Alemania, de una unión fiscal que vigile y apruebe las cuentas de los países, no es suficiente. Si hemos de seguir en el Euro, debe haber un sistema de transferencias, Europa debe armonizar sus sistemas fiscales, deben administrarse a nivel europeo los sistemas de bienestar social, etc.
    E- Hacer que la globalización trabaje a favor de nuestras poblaciones, no contra ellas. Hace más de 20 años se planteó ya la pregunta de si la globalización había ido demasiado lejos. Desde el punto de vista de las poblaciones de las sociedades occidentales, la respuesta es un enorme SI. La principal ventaja del libre comercio y de la globalización son las economías de escala. Los avances tecnológicos y la automatización hacen que se requieran cada vez menos trabajadores, aquí y en la China. En grandes economías como Estados Unidos o la Unión Europea el tamaño del mercado es más que suficiente para que puedan producirse la mayoría de las eficiencias de las economías de escala en los procesos productivos. No es mucho más eficiente producir en China o India o Sudamérica que hacerlo aquí. No es admisible la globalización a ultranza a la que nos ha condenado la ignorancia y la avaricia de nuestros políticos, que favorece a las grandes empresas (a sus dueños y sus administradores) a costa del paro en las sociedades occidentales y de salarios cada vez más bajos para la mayoría de la población. Dejo para otro día elaborar ideas sobre cómo controlar los efectos perversos de la globalización. ¿Tiene sentido de que se esté jaleando y subvencionando a nuestras grandes empresas, digamos Telefónica, que están deslocalizándose y reduciendo el número de trabajadores cuando a lo mejor dentro de 1 año una empresa china puede comprar la mayoría de este ejemplo preclaro de los emprendedores españoles?

  3. El gran problema con los ‘corralitos’ es que los que mas sufren son siempre los más humildes y después la clase media en conjunto. Se produce un empobrecimiento generalizado de casi toda la población -de todos menos aquellos que tienen su dinero y sus negocios fuera del país- y, aunque luego se crezca a tasas chinas como dices, muchas personas tardarán mucho en recuperar aunque sólo sea una pequeña parte de lo perdido. Por eso es muy importante que en este país nos demos cuenta de que la crisis que estamos viviendo nos es una crisis de competitividad en el sentido en el que casi todos quieren hacer que la veamos. En cuanto pueda haré un análisis crítico del informe que sobre la competitividad española acaba de sacar el ‘World Economic Forum’ de Ginebra y el Informe Económico, en el que también se habla del problema español, que acaba de publicar el FMI.

    Cuando nos demos cuenta de que esta crísis es otro tipo de crisis, mas bien dos crisis solapadas pero ninguna de ese tipo de competitividad, podremos enfocar adecuadamente el problema y aplicar las medidas que lo solucionen. Pero en las mediocres mentes de nuestros gobernantes y de la mayoría de nuestros economistas no entra el que esta no sea otra crisis de competitividad como las que durante tantos años han intentado resolver sin éxito a pesar de aplicarnos una y otra vez recetas de caballo e inyecciones de dinero mal colocadas.

    Como parte de tu ser es argentino imagino que no te hará sentir muy feliz la situación a la que llevaron a tu país tanto y tanto mediocre caprichoso que se paseó por el poder en aquella preciosa y rica tierra. El populismo sin sentido económico es la peor de las recetas para un país que pretende crecer mejorando el bienestar de sus habitantes. Claro que si lo que se pretende es que el país crezca mucho a costa de que haya unos pocos ricos y una gran masa de trabajadores mal pagados que se repartan ‘sólo’ estadísticamente la tarta de una riqueza que se genera únicamente de la exportación…

    Respecto al sistema de ‘desagio’ o de autodevaluación, es un sistema que siempre será peor que el de aplicar los remedios que seguro nos sacarán de esta crisis. Puede servir como una solución temporal, como toda devaluación, pero en España ya tenemos suficiente experiencia con los efectos tan tremendos en la actividad económica interna que tienen estos procesos devaluatorios, por mucho que algunos añoren este tipo de medidas de política económica. Flaca memoria es la que existe aquí. Cuando un país tiene un problema de competitividad lo que hay que hacer es intentar encontrar las razones por las que las empresas tienen unos costes mayores que los de sus competidoras extranjeras, no facilitar la venta haciendo una devaluación que artificialmente las beneficie a costa de los precios de importación de muchas de las materias primas que utilizan el país en su conjunto incluyendo esas empresas a las que se pretende favorecer.

    Una vez localizados los problemas que las afectan, hay que buscar soluciones imaginativas para resolverlos. La mayoría de las veces pasan por quitar monopolios o tasas e impuestos que probablemente se erigieron en otro momento de la historia para hacer frente a otros problemas que actualmente no existen y por liberalizar muchos mercados aún con demasiada regulación estatal para una economía como la actual. Otras veces pueden consistir en poner en marcha o en facilitar el surgimiento de concursos nacionales o internacionales que busquen soluciones a los problemas tecnológicos que puedan afectar a cada tipo de empresa con problemas. Soluciones imaginativas que hoy por hoy brillan por su ausencia. Como las que no nos estan ofreciendo nuestros gobernantes para salir de estas crisis económicas que tanto estan dañanado a nuestras clases medias.

  4. Estimado Rafael: Ver a España hoy es remembrar Argentina en el año 1999 y 2000. Y si no sucede una caída mayor (que es decir mucho) es porque el BCE ha dado “barra libre” a los bancos españoles para que no se instaure un “corralito”. Como argentino-español, tengo un “deja vu” increíble. Desde hace un par de años veo como sucede, inexorablemente, lo que se dió en Argentina. Y el próximo paso será cuando Alemania y Francia decidan que el BCE no abastezca de liquidez a la banca española, ya que las facilidades de liquidez ilimitada que ZP les otorgó hoy no puede darlas el Estado español. Y si el sistema todavía subsiste es porque hay un orgullo subyacente en el español promedio que le hace pensar que el sistema bancario se mantendrá estable y no hay una fuga generalizada de depósitos. Ya sabemos entonces que hasta hoy el sistema subsiste porque se está llenando la siguiente “burbuja”: su deuda con el BCE (a hoy, más de 50.000 millones de Euros). No quiero decir lo que sucederá en el futuro; es demasiado fácil de predecir mirando lo que sucedió allá cuando se le soltó la mano al país sudamericano. Pero de todo se sale y hoy Argentina está creciendo a tasas chinas. Que la corrupción impera y que la inflación (que tendremos entre nosotros cuando se acabe el Euro) es altísima, es seguro. En cuanto a la corrupción, creo que no es de distinto nivel que la que tenemos en España hoy. En cuanto a soluciones “imaginativas”, hay miles. Sin ir más lejos, en caso de no querer caer en el abandono del Euro, según mi opinión, debería irse a un sistema de “desagio” (otro de los miles de remedios que se intentaron en Argentina) para poder “autodevaluarnos” internamente. Pero el problema es que los bancos no quieren ceder nada y eso los llevará a la catástrofe.-

  5. Repecto al hecho de que los partidos mayoritarios no estén en disposición de hacer determinadas reformas que son lógicas y necesarias para salir de esta situación de crisis tan grave, no dudes de que aquí estaremos los que no pararemos hasta que todo el mundo sepa que no hacen lo que podrían hacer para que no tengan más remedio que explicar sus motivos al pueblo que gobiernan.

    La respuesta al tema de la energía nuclear en España la voy a poner en una nueva entrada al blog dada la actualidad del tema. De todas formas sigo pensando que si tienes alguna información que pueda hacerme cambiar de opinión, no dudes en que la leeré y la estudiaré.

  6. Las medidas expuestas para salir de la crisis son evidentes, pero significan reparto de riqueza y los dos partidos mayoritarios y la banca han demostrado durante años no estar dipuestos a dicho reparto.

    Comentas que se debe eliminar la moratoria nuclear. Sin embargo, se ha demostrado que dicha energía no es segura hasta en un país tecnológicamente mucho más avanzado que el nuestro como es Japón. Nuestras centrales son viejas y están aquejadas de problemas. Necesitarían una inversión considerable para mejorar las medidas de seguridad, algunas incluso renovarlas o sustituirlas, etc. ¿No crees que sería mejor invertir ese dinero en potenciar otras energías, que por otra parte favorecerían la creación de nuevos ecosistemas económicos?

  7. Hola Jorge,

    Como veo que la respuesta que te estaba escribiendo sobre el cambio de la Ley Electoral se estaba alargando y su contenido es lo suficientemente interesante, paso a crear una nueva entrada en mi blog con todos los puntos ya reseñados más todos aquellos que faltan por poner,

    Un saludo

  8. Estimado Rafael,

    Estoy plenamente de acuerdo en todo lo dicho en tu último razonamiento sobre el tema de listas abiertas y la situación creada por las acampadas.
    No voy a decir que no esté de acuerdo con lo que piden, pues algunas cosas son de pura lógica, pero en absoluto comulgo con la asentada del sábado y el domingo. Es evidente que esos días era imposible echarles, pues muy posiblemente hubiese sido peor el remedio que la enfermedad.

    Estoy de acuerdo en decir que es posible que seamos una democracia demasiado joven para ir de cabeza a un sistema electoral como el que se propone, por eso en mi anterior comentario hice hincapié en un sistema MIXTO. Este podría ser el de poner fijos a los 5-6-7-8-9 ó 10 primeros de la lista, el resto serían elegidos en listas abiertas. Pero es un tema discutible y a reflexionar. Lo que si tengo claro es que algo SI que hay que hacer, los ciudadanos tenemos derecho a controlar más a nuestros gobernantes.

    Por otro lado, y en lo que se refiere a la economía, decir que el pueblo no es tan tonto como los gobernantes piensan; a la vista está que por mucho que hable esta “PSEUDOIZDA” de la derechona política, el pueblo vota en gran medida lo que ve, y en este caso ha votado contra una INEXISTENTE gestión económica (no digo una mala gestión, digo inexistente). La ideología está muy bien en momentos de vacas gordas (cuidando la vaca por mucha leche que de), pero cuando las cosas se ponen feas la ideología de izdas lo único que hace es perjudicar a las clases menos pudientes. Estas son siempre las más perjudicadas en época de crisis.

    Zapatero ha sido, y es, un verdadero inepto en su gestión económica, pero también en la gestión de los problemas reales de los ciudadanos de este país. Es decir, para mí el peor presidente de gobierno que ha tenido España a lo largo de su historia. Pretende que esta imagen quede tapada a través de derrotar a ETA sacando a BILDU a la calle. Personalmente no estoy de acuerdo. Estoy claramente a favor de que ETA desparezca, pero no a cualquier precio.

    saludos

  9. Hola Jorge,

    La expresión de la indignación me gustaría que fuera servida por cauces más respetuosos con una ley – la del sufragio universal- que no es en absoluto negativa para nuestras vidas. Es cierto que una de las cosas que quieren cambiar es el sistema electoral y eso es algo sobre lo que también razoné hace algún tiempo. Las listas cerradas y la ley D’hont fueron seleccionadas por los padres de nuestra Constitución en nuestro país como el único remedio para evitar la italianización de nuestro sistema parlamentario. Una fragmentación excesiva y un desacuerdo interminable para crear leyes que dieran cuerpo a una estructura legal naciente les daba mucho miedo en una democracia poco consolidada teniendo en cuenta nuestra historia democrática.

    ¿Está España preparada para el cambio en la ley electoral? Esta es una pregunta que habría que hacerse y contestarse con sumo cuidado para no cometer errores de los que nos podamos arrepentir. Veamos primero los pros para el cambio:

      1. En primer lugar, la deriva del sistema actual de partidos hacia unos organigramas piramidales donde todo el poder se concentra en la cúpula del partido -podemos recordar al efecto aquella famosa frase de Alfonso Guerra en la que decía “el que se mueva no sale en la foto”- ha dado lugar a que estas organizaciones hayan podido presentar en sus listas a muchos políticos muy despegados de sus respectivas circunscripciones electorales y a algunos líderes muy mediocres como gobernantes pero con gran tirón electoral o BARAKA. Esta circunstancia ha permitido el encumbramiento de Líderes como Felipe González y José Luís Rodríguez Zapatero, personajes con mucho tirón electoral pero muy bajos conocimientos de Economía que, rodeados a su vez por otros gobernantes y técnicos muy mediocres, han podido dejar al país al borde del colapso económico. Uno puede ser de izquierdas o de derechas, pero si gobierna tiene la obligación de saber de Economía de país. Las listas cerradas se deciden en los despachos de la dirección de cada partido y, de esa manera, se controla a la perfección la crítica o los impulsos de cambio que pudieran dar vida interna a un partido así.
      2. En segundo lugar, la ley D’hont hace muy difícil el surgimiento de partidos que supongan alguna alternativa a los dos o tres partidos hegemónicos existentes hoy día y este hermetismo facilita la creación de sistemas clientelares de todo tipo tanto dentro de estas organizaciones políticas como entre los partidos y las Administraciones Públicas. La alternancia en el poder de dos partidos hipertrofiados facilita la colonización de las administraciones públicas por parte de esos partidos. El reparto de puestos no tiene contestación alguna por parte de partidos que pudieran
      3. En tercer lugar, los partidos radicales, a los que un sistema proporcional podría dar escaños y, por tanto, encumbrar como necesarias bisagras en gobiernos locales, regionales y nacionales, parecen haber sido reducidos a su mínima expresión con el paso de los años. Estos partidos suelen ser el cáncer de cualquier democracia pues, al no creer en ella, están luchando constantemente para su desintegración. La italianización de la política española podría entonces no resultar tan nociva si, además, los partidos fueran todos obligados por ley a ser respetuosos con las reglas del juego democrático.
      4. En cuarto, el cambio de la ley electoral podría propiciar la desaparición de las hegemonías nacionalistas en algunas CCAA de nuestro país donde estas opciones, por ser mayoritarias en votos, se ven sobrefavorecidas en el número de escaños. Es cierto que ello podría ser un arma de doble filo ya que podría dar lugar a la aparición en escena de grupos políticos aún más radicales, pero esto podría solucionarse si se impidiera a determinados partidos que quisieran romper la unidad de España contemplada en la Constitución presentarse a las elecciones. Para ellos bastaría con reforzar la ley de partidos existente y hacerla cumplir.

    Veamos ahora los contras:

    Continuara..

  10. Estimado Rafael,

    Paro en mis reflexiones económicas para invadir el terreno de lo social (aunque habría que buscar su relación con la economía) a raíz de los actuales acontecimientos preelectorales.

    Desconozco si hay o no alguien detrás manipulando a los que se manifiestan en las plazas mas emblemáticas de España. Por tal motivo seré aséptico sobre dicha posibilidad e iré a considerar si lo que piden los manifestantes tiene un sentido práctico en lo social y económico.

    Toda “revolución” mueve a cambios si ésta tiene bases lógicas. Parece que en este caso sí que las tiene, pero tengo dudas de que esto sea una revolución en el sentido amplio del término.

    Estoy total y absolutamente de acuerdo en las listas abiertas. Esto mejora la calidad de la democracia en la medida de quienes se presentan deben dar explicaciones más o menos continuas de sus actuaciones políticas (e incluso de su vida privada). Es decir, existe más transparencia democrática. Pero me pregunto si la sociedad española está preparada para votar con este criterio. Personalmente me inclino por las listas abiertas, pero hasta llegar a ellas habría que buscar un sistema mixto.

    Por otro lado el descontento actual también va dirigido contra los corruptos. Evidentemente, y a la vista de los discursos de los manifestantes (he estado en la Puerta del Sol escuchándoles), se da por bueno que todos los políticos son corruptos, y eso no es cierto. Pero no es menos cierto que la corrupción está muy extendida entre nuestra clase política. Por ello creo que se deben de crear sistemas que castiguen con dureza este tipo de. delitos. La corrupción debe de desaparecer de manera contundente.

    De igual forma esta manifestación de descontento está íntimamente ligada a la falta de perspectivas en el ámbito del mercado laboral. Ello queda patente no solo por los parados que tenemos en nuestras fronteras, sino por las manifestaciones que se están realizando en diferentes embajadas españoles en diferentes países del mundo. Éstas manifestaciones son de jóvenes emigrantes que no han visto futuro en España.

    Bueno, pues creo que si marginamos opiniones políticas, este tema está íntimamente ligado con lo que nos trae, y que no es otra cosa que aportar todas las ideas posibles de carácter económico para salir de esta situación. En esencia de aquí viene mi preocupación, ya repetida en tu blog, por los jóvenes.

    Un abrazo y buen fin de semana
    Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s